PERSONERÍA JURÍDICA MATRÍCULA 32264
DPPJ Pcia. BUENOS AIRES
N° Registro de Entidad de Bien Público 433

E-Mail: secretaria@arbia.org.ar

Las claves de la recusación de CFK a la jueza Capuchetti

http://arbia.com.ar/imagenes/cfk_6_2.jpgLos abogados de la vicepresidenta piden poner el foco en la influencia de Revolución Federal sobre Sabag Montiel y Brenda Uliarte, el financiamiento de Caputo Hermanos y los vínculos con Gerardo Milman. La magistrada se niega a investigar los hechos como un todo y por eso será recusada este lunes. Por Raúl Kollmann y Irina Hauser. Revolución Federal, organización encabezada por Jonathan Morel, creó el clima para el asesinato de Cristina Fernández de Kirchner. La consigna era “hay que matar a Cristina, se necesita un héroe que gatille”.

En ese marco, la influencia sobre Fernando Sabag Montiel y Brenda Uliarte resultó decisiva. Ambos estuvieron en la escena aquel 1 de septiembre y a esta altura no se sabe si hubo dinero para “volarle la cabeza” (como dijo CFK) a la vicepresidenta. El dúo, Sabag y Uliarte participó de una marcha, una fiesta y una sesión de red social live de Revolución Federal, siempre con el crimen como tema central. Pero un elemento clave de las andanzas del grupo neonazi fue el financiamiento: el juez Marcelo Martínez de Giorgi ordenó allanamientos este viernes para saber cuánto de los 12 millones de pesos que recibió Morel de Caputo Hermanos -la empresa de la familia allegada a Mauricio Macri- fueron efectivamente para muebles y cuánto fue para Revolución Federal. En paralelo, es evidente que el diputado del PRO, Gerardo Milman, estaba al tanto del ataque. Tenía vínculos con Revolución Federal, estuvo en la marcha de las guillotinas con el grupo neonazi y María Mroue, una allegada a Carolina Gómez Mónaco, la exMiss Argentina que figura como asombrosa colaboradora de Milman, fue la primera en entrevistar a Uliarte vendiendo copos, en una nota groseramente armada. Esa es la ilación sobre la que trabajan los abogados de Cristina e implica una mirada de conjunto sobre todas las puntas de la investigación. Lo grave es que la jueza María Eugenia Capuchetti se niega a investigar los hechos como un todo y por eso será recusada este lunes.
Milman estaba al tanto
El punto central de la recusación de la magistrada, planteada en el escrito de José Manuel Ubeira y Marcos Aldazabal, será su negativa a avanzar en la pista en torno al legislador del PRO. Es que Milman dejó muchos dedos marcados:
*El 19 de agosto, 13 días antes de la tentativa de magnicidio, presentó aquel proyecto en el que mencionó que habría un “falso ataque a Cristina”.
*En esos 13 días insistió además con que la custodia de CFK era demasiado grande, o sea sugiriendo que la reduzcan.
*El 30 de agosto, Milman estuvo en la confitería Casablanca y habría dicho “cuando la maten estaré en la Costa”. Lo declaró bajo juramento el asesor Jorge Abello, que trabaja con el diputado Marcos Cleri.
*Las dos colaboradoras que estaban con Milman mintieron, en especial Gómez Mónaco que estuvo una hora y 15 minutos en la confitería y ante la jueza afirmó que desde hacía meses que no iba a Casablanca. Imposible que se haya olvidado. La jueza permitió la mentira descarada de Gómez Mónaco pero -sin necesidad alguna- sacó copia de la denuncia de Milman y mandó a enjuiciar a Abello por falso testimonio. Capuchetti ni siquiera aceptó la certificación del mensaje en que Abello le avisó a Cleri que había escuchado a Milmn.
Cuando Ubeira y Aldazabal pidieron que se secuestren los celulares de Gómez Mónaco para verificar si aparecían elementos que confirmaran lo que es evidente, que Milman sabía de la tentativa de asesinato, la jueza lo denegó. En el recurso ante la Cámara Federal M (por macrista), integrada por Leopoldo Bruglia, Mariano Llorens y Pablo Bertuzzi, el abogado Ubeira disparó: “se le permitió a las colaboradoras de Milman borrar la evidencia y ¿cómo voy a confiar en usted doctor Llorens que quiso meterla presa a Cristina Kirchner aún después del atentado?”.
Parece obvio que Capuchetti va a rechazar todos los términos de la recusación, pero en Comodoro Py algunos piensa que podría apartarse por “violencia moral”, o sea que se consideraría agraviada por los cuestionamientos de los abogados de Cristina. De todas maneras, es difícil que la Cámara M la aparte: no le permitirán que deje de estar al frente del expediente.
Los contactos de Milman
La lógica de la investigación indicaría que la justicia debe averiguar cómo es que Milman sabía que iban a intentar matar a CFK. Sucede que el diputado es del PRO y de Juntos por el Cambio, por lo cual parece intocable para Comodoro Py. Los hilos son los siguientes:
*En principio por sus vínculos con Revolución Federal. El 9 de julio estuvo en la marcha en la que el grupo que hablaba de matar a Cristina llevó una guillotina al Obelisco y a Plaza de Mayo. No le molestó el perfil violento. Y para nada se puede descartar que los de Revolución Federal le hayan contado a Milman que “sus amigos”, los vendedores de copos, iban a dispararle a CFK.
*Página/12 en su momento reveló la insólita historia de la bella colaboradora de Milman, presente cuando el legislador habría dicho “cuando la maten estaré en la Costa”. Gómez Mónaco, sin ningún antecedente, fue designada por Milman directora de la Escuela de Inteligencia Criminal del Ministerio de Seguridad. Resulta notable que ningún miembro de la oposición haya salido a explicar ese nombramiento. En el mismo mes de su designación, septiembre de 2017, Gómez Mónaco abrió un sofisticado centro de estética en pleno centro porteño, con una inversión verdaderamente notable. Una socia de la exMiss Argentina, de la parte de fitness, María Mroue, fue la primera en entrevistar a Brenda Uliarte y ponerla al aire en el canal Crónica. La joven, que participó del atentado, simulaba vender copos y dijo al aire que tenía un plan social, pero que renunció a él para trabajar. Toda una mentira armada para la ocasión: nunca tuvo plan social. No es descabellado pensar que Brenda le contó a Mroue y ésta a Gómez Mónaco-Milman que iba a mandar a Sabag a dispararle a Cristina. Uliarte se lo dijo también a otra de sus amigas, Agustina Díaz.
Sea como fuere, de ninguna manera parece razonable que la jueza recorte la investigación de la relación Milman-Revolución Federal-Sabag-Brenda y, en cambio, impulse el falso testimonio de Abello.
La pista del dinero neonazi
Ubeira y Aldazabal piensan que hay otro hilo de Juntos por el Cambio con el ataque a Cristina, que se está investigando con mayor fuerza. El juez Martínez de Giorgi, a cargo del expediente sobre Revolución Federal, ya dijo que todo debería estar en una única causa. Incluso en los procesamientos a los integrantes del grupo que encabeza Morel dejó por escrito que crearon un clima que culminó en el ataque del 1 de septiembre.
Este viernes, Martínez de Giorgi envióa   la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) a Añelo, al lado de Vaca Muerta. Fue a pedido del fiscal Gerardo Pollicita. Ahí está el edificio que construyó el fideicomiso de Caputo Hermanos, la empresa de los hermanos de Toto Caputo, el Messi de las finanzas de Macri. El juez dispuso que fueran a verificar las cantidades de muebles que Morel-Caputo dicen que se enviaron a Añelo. El paso siguiente será valorizarlos para ver si explican los 12 millones de pesos que le mandaron al improvisado carpintero neonazi.
Página/12 contó en la semana que terminó que resultó muy difícil encontrar a Caputo Hermanos. El magistrado mandó a la PSA, pero fueron de un domicilio a otro y terminaron en San Isidro en un complejo en que el encargado tampoco confirmó que allí funcionaba el condominio o Caputo Hermanos, pese a que ese era el domicilio registrado en internet. Tal vez no se quieren exponer mucho, aunque igualmente la empresa familiar nunca presentó un balance en la Inspección General de Justicia, como señaló su titular Ricardo Nissen.
La PSA también fue de visita a los proveedores de muebles, colchones y lámparas que Morel le entregó a Caputo Hermanos. Algunos funcionan en casas particulares, en viviendas privadas y unas pocas son realmente fabricantes. Resulta llamativo que la familia del genio de las finanzas le haya mandado 12 millones de pesos a un carpintero, sin experiencia, que no estaba en condiciones de fabricar nada. Martínez de Giorgi verificará ahora la cuestión de la plata neonazi.
No uno sino dos atentados
La secuencia a analizar, según los abogados de Cristina, es la siguiente:
*Como dice el juez Martínez de Giorgi, Revolución Federal creó las bases: insistió e insistió en que había que matar a Cristina. “Hay que matarlos a todos”, “dispararle a CFK, a Máximo, a Alberto Fernández”. Repetido en forma permanente.
*En ese marco, no se prepararon uno sino dos ataques. El referente de la venta de copos, Gabriel Carrizo,  afirmó, en uno de sus mensajes, que Sabag se anticipó, que el plan era dispararle a CFK una semana después y con un arma que Carrizo habría aportado, una pistola calibre 22.
*El dinero de Revolución Federal se está investigando. Morel retiro, en efectivo, lo que le fue mandando Caputo Hermanos. O sea, no quiso dejar rastro de la utilización del dinero.
*El vínculo con Milman debe investigarse desde varios ángulos. Su relación con Revolución Federal, el financiamiento de Caputo Hermanos, la pista que pasa por su extraña colaboradora y con María Mroué, que armó la entrevista con Uliarte.
Las piezas del rompecabezas parecen encajar, razonan Ubeira y Aldazabal. El problema es que hay casi todo un edificio, Comodoro Py, que -como señaló CFK- quiere a la vicepresidenta de acusada, no de víctima.

Volver

13/11/2022 (6388)        compartir en facebook compartir en twitter compartir en G+ compartir en Whatsapp



Recomendados


/imagenes/tda2.gif