PERSONERÍA JURÍDICA MATRÍCULA 32264
DPPJ Pcia. BUENOS AIRES
N° Registro de Entidad de Bien Público 433

E-Mail: secretaria@arbia.org.ar

Hacer Agua: Tinelli y un error de cálculo

http://www.arbia.org.ar/imagenes/tinelli.jpg
Por Ulises Castaño- Agencia Paco Urondo
13 de septiembre de 2012: cacerolazo opositor convocado y organizado a través de las redes sociales que se pretende espontaneo, para marchar hacia casa de gobierno, y cuya consigna es una verdadera batería de temas, mas bien un guiso o ensalada, bastante confusa.
Simultáneamente, la presidenta Cristina Fernández habla por cadena nacional desde la provincia de San Juan. Por aquellos días la frecuencia con que era utilizada la cadena nacional era furibundamente puesta en cuestión, a veces con argumentos verdaderamente dignos de ciencia ficción.
Al término de la misma, Marcelo Tinelli abre Showmatch visiblemente molesto por la espera. Inicia el programa como lo hace habitualmente, caminando hacia cámara, sacando la lengua, bailando, bromeando con los que lo rodean. A los 12 minutos aproximadamente, inicia una especie de análisis sobre los sucesos de la jornada con fondo de bailarinas y todo. Tal vez como nunca antes para alguien con su “cancha”, está nervioso, dubitativo, tembloroso. Por otra parte es lógico, ese no es su terreno, no son sus palabras, su voz no es su voz. A partir de ciertos fallidos tales como (“lo tenemos” que decir, “lo que queremos” decir...lo queeeeeee “yo” siento en este momento) se torna evidente que el discurso lleva impresa la linea editorial de canal 13 (Clarín) y la voz (la suya, al servicio) de la manifestación pública de ese día. Tanto es así que en cierto momento debe incluso aclarar las consignas de la convocatoria, ya que no habían quedado claras. Tal vez un ensayo de medición para lo que luego sería el 8N.
Ese día, un Tinelli osado-masoquista, desafía. Negocia su espacio públicamente. Frente a cámara, se ubica a mitad de camino entre dos fuerzas en pugna (las dos fuerzas que alimentan su análisis de coyuntura) y que según “su” parecer “dividen al país”. Tinelli lee la coyuntura y también quiere que su posición “intermedia” frente a esta, a su manera, cotize.

Está esa tan mentada sentencia que dice que toda la historia podría verse como una serie de conspiraciones. De algunas de ellas se han hecho verdaderas proezas artísticas. La misma idea de conspiración, su forma, cruza de manera manifiesta e incluso cotidiana cierta lógica del pensar político nacional. Fue Borges, público antiperonista, quien entendió e hizo obra literaria de ello. En el país de las alpargatas sí libros no, Borges, el ciego, supo que leer es conspirar.

Comenzando 2013, con los preparativos de una nueva temporada de Showmatch en ciernes y unos no tan ilusorios fantasmas pre-electorales que rememoraban la victoria de de Narváez en 2009, en cuya elección la influencia popular del programa habría sido determinante, para sorpresa (y tal vez para alivio también) de todos y todas, Tinelli anuncia que se toma un año sabático.

A pesar de ello, entre viajes y tatuajes, el despliegue mediático y una medición de fuerzas que ya comienza a desbordar la tapa de gente o caras, no cesa. En el transcurso del año, se confirma el desembarco de Cristóbal López al territorio Tinelli, conocido como Ideas del sur.

Comienza un nuevo año, y sigue sin decretarse la vuelta del showman a la actividad. En el plano político hay cambio de gabinete como hecho significativo. Como nuevo Jefe de Gabinete es designado Jorge Capitanich, ex gobernador de Chaco. Pisando febrero se comienza a hablar de que Tinelli, quien ya incursiona en el negocio de las trasmisiones deportivas, habría sido tentado por Capitanich para encargarse de la producción de Fútbol para todos, el cual depende de la órbita de esa jefatura. El mismo presentador confirma el inicio de las tratativas.

Luego de dos semanas intensas donde se especula por aquí y por allá sobre los posibles cambios, tanto periodísticos como de producción, pero ya con el nombre de Tinelli como número puesto, ayer nomás, el mismo día en que iniciaba el torneo, se conoció que Tinelli no sería de la partida, y con él, las posibles nuevas viejas alianzas corporativo gubernamentales.

Salvo la siempre honrosa excepción de Víctor Hugo Morales, en la prensa, o bien abundan los motivos sobre la sorpresiva desvinculación, incluso algunos en su veta fantástica llegan a recordar a aquellos sobre la cadena nacional; o bien, por el contrario, apenas se encuentra a Gabriel Mariotto destacando la importancia de que el fútbol continúe siendo publico.

De Marcelo Tinelli se conocen tuits en los que reconoce el cortocircuito ("Fui convocado para hacer algo que evidentemente no se podía hacer. Me di cuenta tarde"), y algún que otro comentario no exento de picaresca acerca de la difícil relación con el resto de los encargados de conducir el coche.

Tal vez a raíz de circunstancias y desenlaces tan misteriosos como este nos venga la tendencia a analizar los sucesos políticos (ya de por si hipermedatizados) bajo la forma de la conspiración, la cual no siempre termina en “solo literatura”.

Como Bianchi, Tinelli es victima de un caso de conspiración contra su otro sí mismo. Al igual que el DT, cuya crisis esta marcada por la batalla entre el Bianchi ganador vs el Bianchi perdedor, el caso del presentador, cual Dr. Jeckyll y Mr. Hayde, es de idéntica índole.

La lectura que Tinelli hizo a finales de 2012, sumada al partido jugado en 2013, al parecer no solo no tuvieron el resultado esperado en 2014, sino que le hizo ver acaso no una lectura errónea, pero si desmesurada, ademas de confirmar esa fragilidad a nivel de piel, la cual una vez al desnudo ya ningún tatuaje pudo disimular.

En la arena política el que hace agua la embarra. Y después...se hunde.

Volver

09/02/2014 (1827)        compartir en facebook compartir en twitter compartir en G+ compartir en Whatsapp



Recomendados


http://arbia.com.ar/imagenes/Varela__abril.jpg